Tuesday, January 31, 2012

Febreros. Por: Freddy J. Melo


Febreros

Freddy J. Melo




Cada febrero venezolano –mes marcado por las gestas de La Victoria y Angostura, los natalicios de Sucre y Zamora, y más– nos llama a conmemorar la instalación del Gobierno revolucionario (02/02/99) y la rebelión militar que le dio origen (04/02/92), tras producirse el reencuentro del pueblo civil con el armado y el encuentro de ambos con el líder surgido del singular suceso. Singular porque, derrota en cuanto al propósito inmediato, se trocó en victoria política de carácter histórico al calor del “por  ahora” de esperanza y la asunción de responsabilidad en un país huérfano de ella.

Esas fechas, jubilosas para tantos aunque costosa la segunda, enlazan con la luctuosa iniciada el 27/02/89, cuando los fusiles al servicio del régimen antipopular y proimperialista destruyeron por cientos o miles la vida de hombres y mujeres inermes alzados en protesta, con lo que se restableció el “orden”, pero al costo de que los fogonazos alumbraran a las masas la verdad.

Desde entonces la capacidad alienadora de los medios, instituciones y políticos del sistema se fracturó y el pueblo en buena mayoría adquirió conciencia súbita de su carácter de explotado y oprimido, primera condición para comenzar a ser dueño de sus decisiones. Tal hecho fue el catalizador de los acontecimientos que dieron al traste con la cuarta república, e inició para nosotros la memoria entrelazada y sin posible olvido de los tres febreros impactantes.

Los cuales a su vez se engranan al multisecular proceso de nuestras luchas populares, reafirmando la índole heroica de los patriotas venezolanos de ayer y de siempre.

LAS MALVINAS SON ARGENTINAS

Argentina rechazó decisión de Londres de enviar un destructor a Las Malvinas

Autor:  

Londres anunció este martes que enviará a las islas al HMS Dauntless, el destructor más moderno de la Marina Real británica.
 
Argentina rechazó este martes la decisión de Gran Bretaña de enviar un buque de guerra a las Islas Malvinas y pidió "más diplomacia y menos armas", para alcanzar una solución en torno a la soberanía de este archipiélago, ocupado hace más de un siglo por Londres y que Buenos Aires reclama como parte indivisible de su territorio.

En un comunicado oficial Argentina "rechaza el intento británico de militarizar un conflicto sobre el cual las Naciones Unidas ya se han expedido en numerosas ocasiones y han indicado que ambas naciones deben resolver en negociaciones bilaterales".

Londres anunció este martes que enviará a las islas al HMS Dauntless, el destructor más moderno de la Marina Real británica.

Luego de 149 años desde que Londres conquistara por la fuerza el archipiélago, Argentina ocupó el territorio en abril de 1982 y seis semanas más tarde, el gobierno británico respondió con el envío de una fuerza naval y después de duros combates forzaron la rendición argentina en junio del mismo año, restableciendo la administración británica sobre Las Malvinas.

A este archipiélago arribará próximamente el príncipe Guillermo, tercero en la línea de sucesión a la Corona británica, para realizar un entrenamiento como piloto de helicópteros de rescate.
Argentina sostuvo, en tal sentido, que el príncipe "llega a las Islas Malvinas como "miembro de las Fuerzas Armadas de su país", pero "el pueblo argentino lamenta que el heredero real arribe a suelo patrio con el uniforme del conquistador y no con la sabiduría del estadista que trabaja al servicio de la paz y el diálogo entre las naciones".

"Los gobiernos deben evitar la tentación de incurrir en discursos que transformen el patriotismo en patrioterismo con el objeto de distraer la atención pública de políticas económicas de ajustes en un contexto de crisis estructural y alto desempleo", señala el comunicado.

Mediante el documento, Argentina subrayó que "los organismos internacionales así como los países democráticos debemos trabajar a diario para evitar que los conflictos armados reemplacen a las negociaciones civilizadas para la resolución de conflictos".
 

Preparar a Ciudadanos para Tormentas Magnéticas

ÚLTIMO: USGS prepara Ciudadanos para Tormentas Magnéticas y NASA establece como Prioridad a las Tormentas Solares

Vamos a hablar un poco de ciencia estimado lector. Es necesario que Ud. comprenda algunos aspectos muy concretos de la naturaleza del comportamiento de nuestro planeta y de cómo se relaciona con el Sol. Empezaremos por comunicarle a Ud. que la United States Geological Survey, USGS acaba de publicar en su propio WebSite éste 27 de Enero (2012) un interesante artículo titulado: The USGS Monitors Earth’s Magnetic Field to Prepare Citizens for Magnetic Storms (USGS Supervisa el Campo Magnético de la Tierra para Preparar a Ciudadanos para Tormentas Magnéticas)(clic para ver) ¿Sugerente verdad? un tema que hemos tocado infinitas veces desde éste mismo Site, la USGS confirma públicamente mediante éste reciente artículo que está perfectamente conciente que se espera una poderosa tormenta magnética que afecte principalmennte a los EEUU. con un impacto que, léalo bien, supere el TRILLÓN de dólares en daños al afectarse las redes y sistemas tecnológicos (clic para ver). La USGS coordina directamente con el National SpaceWeather Program, NSWP así como el National Oceanic and Atmospheric Administration, NOAA y el US. Air Force Weather Program, juntos han desarrollado el USGS Geomagnetism Program (clic para ver), programa que enlaza 14 distintos observatorios que miden y analizan la data sobre el comportamiento de la magnetósfera para poder determinar un preciso clima espacial; hoy el Goddard Space Weather Center en NASA acaba de establecer como PRIORIDAD en sus temas de interés, léalo bien, las TORMENTAS SOLARES (clic para ver), ésto como consecuencia de la última CME tipo X2 registrada en pasado 27 de Enero (2012) (clic para ver) que si bien es cierto No viene en trayectoria directa a la Tierra se espera un impacto significativo de partículas ionizadas provenientes de los vientos solares que se aproximan ahora mismo a 1553 millas por segundo (!). Bien, la cosa se va poniendo seria señores, hoy el Solar Dinamics Observatory, SDO de NASA y el Solar and Heliospheric Observatory, SOHO través de sus sondas STEREO, GOES , POES, THEMIS y LASCO vienen determinando el nivel de afectación e influencia de las partículas energéticas solares, SEP, y las eyecciones de masa coronal, CME, con el fin de poder establecer las políticas más adecuadas en tierra para el control y manejo de emergencia. Ahora, distintos recientes estudios científicos publicados en la revista Nature Physics intentan resolver porqué la Tierra “pierde energía”, así como lo lee, la respuesta en la que se viene llegando a un concenso científico sería que debido a las TORMENTAS SOLARES las partículas energéticas de nuestro cinturón de radiación natural protector (Van Allen), pierden energía y sencillamente desaparecen como si fuesen desplazadas debido a los fuertes vientos solares (clic para ver), ¿Qué quiere decir ésto? que las partículas naturales de nuestras atmósferas sencillamente quitan cuerpo mientras impactan los neutrinos que caen del Sol, ésto reformula por completo nuestra comprensión de que “estaríamos naturalmente protegidos” al 100% de la radiación o rayos cósmicos, ya que como se acaba de concluir nuestras capas naturales también “arrugan” (clic para ver) … pero a ver: si las partículas de nuestras atmósferas desaparecen o pierden energía ¿A dónde se van? la respuesta la acaban de dar a conocer éste 29 de Enero (2012) desde la Universidad de Califonia en L.A.. Las partículas “perdidas” sencillamente retornan al Cosmos impulsadas por los vientos y las tormentas solares, incluso atravezando el planeta en su integridad con éste fin (clic para ver),… tema complicado, denso y complejo. A muchos No les gustará leer de aspectos científicos tan complejos pero como hemos venido diciendo desde hace meses de meses atrás: es ésto hoy fundamental. Tengamos presente que las mutaciones genéticas en los cromosomas y ADN´s de la Tierra pueden estar respondiendo a la interactuación de éstas partículas (neutrinos) hiperaceleradas (clic para ver) que vienen No tan sólo del Sol sino también del propio Cosmos (clic para ver), la radiación isotrópica provenientes de isótopos radiactivos cósmicos generan cambios que los científicos hoy recién comienzan a comprender, y que explicarían procesos que parecían en otros tiempos tan fantásticos como imposibles, hablamos de teletransportación (clic para ver), velocidad superior a la luz (clic para ver) o materia invisible (clic para ver) … partículas=Sol. ¿Qué tal? … ¿Tiene Ud. una idea de los tiempos que le han tocado vivir hoy? El SOL, corazón cósmico, sístoles y diástoles, máximos y mínimos, envía y sépalo Ud. también … recibe información que enviamos….La pregunta No deber ¿Cómo? sino ¿Qué le estamos enviando hoy? Integremos Ciencia con Conciencia.

El Consejo de Estado, una institución que nos hace falta.....presidente de la República, Hugo Chávez Frías

Anuncian creación del Consejo de Estado vía habilitante
CARACAS, 31 Ene. AVN.- El presidente de la República, Hugo Chávez Frías, anunció la creación de un Consejo de Estado, mediante una ley orgánica que aprobará vía habilitante este martes en Consejo de Ministros.
"Es la ley que crea el Consejo de Estado, una institución que nos hace falta y que está en la Constitución pero que nunca la hemos activado. Está aquí, sembrada. Llegó el momento de activarla", declaró el Presidente en cadena nacional de radio y televisión durante el acto de apertura del año judicial 2012, en la sede del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).
El Mandatario aclaró que por tratarse de una ley orgánica deberá ser remitida al TSJ.
Indicó que una comisión para la profundización de la reforma del sistema judicial estará adscrita al nuevo Consejo de Estado, una vez que este se instale. En declaraciones a Venezolana de Televisión, al salir del auditorio del TSJ, el Jefe de Estado aseguró que la primera decisión del Consejo será crear dicha comisión.
Apoyo a reformas
Respecto a otras propuestas judiciales, Chávez manifestó su apoyo a la iniciativa de la Fiscalía de la República de crear tribunales penales municipales, así como su disposición a aprobar los recursos para el número de tribunales necesarios, previamente calculados por expertos.
"Yo, como Jefe de Estado, lo apoyo y lo apruebo, sólo que en la demora está el peligro, no perdamos más tiempo", expresó.
Además, destacó la necesidad de hacer modificaciones al Código Orgánico Procesal Penal. "Es ahora que hay que hacer esa reforma integral, profunda", resaltó y se puso a la orden para aprobar vía ley habilitante dicha reforma.
"Estoy dispuesto a gobernar obedeciendo. Díganme ustedes lo que hay que hacer. Mirémoslo y hagámoslo sin perder más tiempo para que haya cada día mayor suma de justicia", puntualizó.
AVN 31/01/2012 15:20
 

HUGO RAFAEL CHÁVEZ FRÍAS. Documentos.- YARE: la Escuela de los Diablos.-



Las Líneas de Chávez
YARE: la Escuela de los Diablos



Escribo hoy jueves 26 de marzo, día de terremotos.

Un día como hoy, hace 15 años, salí de la cárcel y ocurrió un verdadero terremoto en mi vida. Era sábado y al día siguiente, Domingo de Ramos, comenzaba la Semana Santa de aquel año 1994, que marcaría de muchas maneras este rumbo que aquí nos lleva.

Ese día quedó atrás aquella escuela que fue la cárcel, con sus hornos forjadores y sus días y días de batalla moral, política, ideológica. Una cárcel y una batalla que fue convirtiéndose, desde los primeros días en el Cuartel San Carlos, en referente, en núcleo alternativo de poder naciente, de revolución palpitante, de patria pujante, de parto histórico...

Esos dos años y cincuenta días de prisión constituyeron una poderosa dinámica creativa y creadora que se puso en marcha, como una gran maquinaria, abriendo los caminos del futuro.

¡¡Cuántas cosas se desataron, Dios Mío!! Ahora me doy perfecta cuenta, quince años después, que fue aquella una cárcel liberadora. Vaya qué maravillosa contradicción...

Gracias a la generosidad de un buen grupo de viejos compañeros y compañeras, en los últimos años han venido llegando a mis manos muchos valiosos documentos, en los cuales se recogen inolvidables y muy importantes episodios de aquellas batallas de la cárcel.

Hubo una de esas batallas que fue fundamental, pues de sus resultados dependía grandemente el futuro de la Revolución que nacía, y el destino de la Patria Venezolana, por tanto.

Debo admitir hoy que fue aquella, una batalla de mil demonios. En algunas ocasiones llegué incluso a sentir los terribles crujidos de la soledad.

Esa, la batalla fundamental a la que me refiero, fue el combate contra todas las fuerzas y todos los planes que pretendieron destruir al Movimiento Bolivariano Revolucionario 200, aniquilarlo como organización revolucionaria naciente que comenzaba a impactar poderosamente el movimiento popular; que pretendieron destrozar nuestra incipiente construcción ideológica Bolivariana, Robinsoniana y Zamorana; que pretendieron absorver y con ello anular el insurgente liderazgo incontaminado de aquella nueva generación de jóvenes militares y civiles, que había tomado de nuevo las banderas de Bolívar y comenzaba a marchar con su espada desenvainada.

¿Quieren ustedes deleitarse con una pequeña muestra de aquella intensa batalla? Pues allí va la siguiente transcripción de un muy interesante documento fechado en Yare el 29 de mayo de 1993, apenas unos días después de la destitución del rey de la corrupción que fue Carlos Andrés Pérez. Dicen que “para muestra un botón”. Es uno de los “Documentos de las madrugadas” y fue enviado con la clasificación de “Confidencial” en sus doce páginas, a cada uno de los oficiales y suboficiales prisioneros, tanto en el viejo cuartel San Carlos, como en el Fuerte Tiuna.

Casi dieciséis años después de escritas aquellas líneas con una pequeña máquina de escribir, cuando comenzaban las lluvias de mayo, comparto hoy con ustedes algunos de sus pasajes: ... “No podemos seguir dando golpes en el vacío, marchando de traspiés en traspiés, desgastándonos terriblemente, bajo una fuerte y continua campaña sicológica proveniente del enemigo y que busca desgastar, distraer y hasta dividir a nuestros familiares, abogados y amigos. No tenemos más alternativa que cerrar filas ante esta situación. O desgastarnos y perecer. ¡¡ No podemos permitirlo!!. Tanto nos ha costado a tantos, durante tanto tiempo, que bien vale la pena continuar con nuestras banderas en alto.

¿Arriarlas ahora, cuando todo un pueblo nos mira con expectación? La historia de los pueblos no nos permitiría después ni siquiera decir, como el triste Jaime Lusinchi: `me engañaron’...” Son estas líneas parte del diagnóstico situacional que entonces vivíamos, lleno de amenazas y peligros.

... “El otro peligro es la anarquía, no menos dañina que la acción del enemigo y contra la cual debemos luchar sin vacilaciones de ninguna especie. Ya lo decía nuestro máximo líder, el General en Jefe y Libertador Simón Bolívar: `EN LA GUERRA, SE NECESITA QUE TODO MARCHE UNIFORMEMENTE Y NO SE HAGA NADA FUERA DEL PLAN PREVISTO, PUES EN LA UNIDAD DESCANSA LO MEJOR DE NUESTROS BUENOS SUCESOS’.

Y estamos en una guerra de todo orden, amigo mío: política, ideológica, económica, militar...

Y es una guerra que apenas comienza y cuyo desarrollo nos exigirá en adelante muchos sacrificios. Y mucha unidad.

Los golpes recibidos deben enseñarnos y el proceso de decantación natural que se ha venido dando, debe solidificarse cada vez más.” Analizándolo con detalle, podemos darnos cuenta que el documento expresa tres líneas estratégicas para enfrentar la coyuntura de aquel momento histórico.

Las líneas que vienen están llenas de angustia, de pasión, de dolor, pero también de firmeza y esperanzas: ... “Por otra parte, después del obligado paréntesis que nos impuso el caso del juicio a CAP, ahora es perentorio entrar de nuevo, con ímpetu y decisión, en el espinoso tema de las elecciones de diciembre de este año. En tal sentido, debemos recordar que ya el MBR 200, después de un proceso de consultas internas, cuyos resultados reposan en nuestros archivos, tomó la decisión siguiente, en marzo de este año: a. No a la formación de un partido político (hubo una propuesta en este sentido, bastante seria por cierto).

b. No a las alianzas ni apoyos a partido político alguno para las elecciones.

c. Sí al trabajo militar. (con toda la responsabilidad que esto significa) A pesar de que esta decisión fue tomada como resultado de amplias discusiones del colectivo, sin embargo recientemente se inició una ofensiva por varios frentes, destinada a lograr el apoyo del MBR-200 a alguna de las opciones electorales de Andrés Velásquez (Causa R) o Rafael Caldera (MAS, sectores de COPEI, como el llamado 'Herrerismo' y 'Calderismo', más otros partidos y grupos políticos). Últimamente se habla de otras variantes, cual es apoyar a ambos candidatos, con el supuesto de que cualquiera de ellos sería 'lo menos malo' para el país. Semejante variante creo que no podremos conseguirla en ninguna etapa de nuestra accidentada historia política (apoyar a dos sectores contradictorios al mismo tiempo).

Debo decirte que mi disposición a luchar contra esta tendencia es total. Con todas mis fuerzas voy a enfrentar este intento, para mí sin sentido dentro de nuestras perspectivas de lucha.

Aún a riesgo de quedarme solo.

Pero es que estoy absolutamente convencido que esto forma parte de un intento que viene de lejos y por muchas vías, con muchos recursos: ACABAR CON EL MBR-200 como esperanza de las mayorías irredentas de la Patria violada, DESGARRAR nuestras banderas Bolivarianas, Robinsonianas, Zamoranas; acabar con el ÁRBOL DE LAS TRES RAÍCES. Y es que cada vez que recuerdo cuánto ha costado este proyecto, tantos años de lucha y de sacrificios, los muertos que comenzaron a irse con el Comandante Felipe Acosta Carles, para seguir con Carregal Cruz, Cabrera Landaeta, Jara Bejarano y tantos otros cuyos nombres no me llegan en esta madrugada de Yare... los presos, los expulsados, los exiliados... entonces me digo que no tenemos cómo justificar un cambio de banderas a estas alturas, cuando la lucha apenas comienza. Menos aún cuando hemos observado en estos meses transcurridos desde nuestra histórica insurrección que la clase política no ha dado muestras fehacientes de tener la más mínima voluntad de cambios profundos; cuando hemos sido testigos de la gran capacidad de fraude y manipulación que tiene el sistema imperante.

Y he aquí algo fundamental, aunque pretenda desconocerse: apoyar cualquier opción electoral en este marco contextual, es apoyar al mismo sistema contra el cual tomamos las armas, el mismo que nos ha mantenido como secuestrados políticos durante más de un año y que ha arremetido contra un pueblo indefenso'...

Mujer, hombre, joven, compatriota que me lees, han pasado tres lustros y aquí nos encontramos hoy, comenzando el tercer ciclo histórico de la Revolución Bolivariana.

Dentro del concepto de la gran estrategia, estamos en plena ofensiva nacional e internacional.

De allí, la exitosa realización esta semana que pasó, de la 1ra Cumbre de Jefes de Gobierno y Diputados Revolucionarios en la Academia Militar, de donde salieron numerosos elementos, ideas, propuestas y planes para la inaplazable tarea de la construcción del socialismo desde abajo, desde las comunas, con el poder popular como alma y arma del proceso revolucionario en lo ético, lo político, lo social, lo económico, lo territorial...

Y en el ámbito internacional, teniendo como escenario la gran crisis mundial del capitalismo, ustedes saben que hoy comenzamos una gira que nos llevará a Qatar, en la península Arábiga, donde tendrá lugar la Cumbre de los Países Árabes con la Unión de Naciones Suramericanas.

Luego cruzaremos el Golfo Pérsico para hacer una visita de trabajo a la República Islámica de Irán, donde entre otros eventos de importancia vital, inauguraremos el Banco Venezolano­Iraní, que aspiramos se convierta más adelante en el Banco Internacional del Petróleo.

Y finalmente, cruzaremos toda el Asia para visitar a Japón, donde se está prefigurando un interesante acuerdo energético bilateral, de gran importancia para nuestro pueblo.

Mientras tanto, la burguesía venezolana sigue y seguirá ladrando furiosamente.

¡Que importa! Recordemos al Caballero Andante: “Que ladren los perros, nosotros cabalgamos”.

La estrategia sigue siendo la misma, aquella de las madrugadas calurosas del Valle de los Diablos de Yare: ¡La unidad del pueblo, la unidad militar, la unidad civil­militar, la unidad del PSUV y los partidos revolucionarios¡ Y junto al Gran Frente Nacional con sus Comités Socialistas y al Partido Socialista Unido de Venezuela con sus Batallones Socialistas, continuemos arreciando la gran ofensiva moral, política, económica, social: ¡¡La construcción del Socialismo del Siglo XXI en Venezuela!!

¡Venceremos!


UCCA.-PRES.-  HACIA LOS 20 AÑOS DEL 4F.-  www.uncafeconangiolillo.com

La rebelión siempre fue bolivariana y se gestaba desde 1979




23/01/12.- La base orgánica del 4F fue el Movimiento Bolivariano Revolucionario 200 (MBR-200),

20 años del 4F. En América Latina surgía la esperanza. Por: Pedro RodríguezRojas


Por:

Pensar

20 años del 4F. En América Latina surgía la esperanza

No hay la menor duda que el mes de febrero ha sido candente en la historia venezolana, solo por mencionar algunos acontecimientos importantes ocurrido en ese mes tenemos: el 12 de febrero de 1814 se produce la heroica Batalla en la Victoria, donde el valeroso José Félix Rivas junto a un ejercito de jóvenes triunfa frente al ejercito realista que lo superaba ampliamente en hombres, armas y experiencia, por lo cual desde 1947 se conmemora en Venezuela como Día de la Juventud. El 1 de febrero de 1817 nace en Cúa el aguerrido Ezequiel Zamora, quien el 20 de Febrero de 1859 inicia la Guerra Federal. Un 14 de febrero de 1936, después de días de protestas cívicas por mayores libertades públicas, tras la muerte de Gómez, se producen las mayores manifestaciones de protesta y el vil asesinato de inocentes, por lo que el gobierno de López Contreras tuvo que anunciar medidas de apertura, en el conocido programa de Febrero. El 18 de febrero de 1983, se anuncian fuertes medidas económicas, como la devaluación del bolívar, que anunciarían la crisis del rentismo y populismo en Venezuela y marcaria los acontecimientos siguientes. El 27 de febrero de 1989 se produce un movimiento de protesta popular inédito en la historia nacional, cuyo cruel desenlace motivaría a los alzamiento militares del 4F y el 27N de 1992, que cambiarían la historia del país hasta la toma de la presidencia por Chávez en febrero de 1999. Tratando de analizar esta fecha alejándonos de la subjetividad que con lleva la parcialidad política, debemos señalar que ubicándonos en cualquiera de las posiciones (chavista o antichavista) es necesario reconocer las consecuencias de los sucesos ocurridos en nuestro país desde el levantamiento popular del 27 y 28 de febrero de 1989, pasando por los intentos de golpe del 4 –F y 27- N, hasta la salida de CAP de la presidencia el 20 de mayo de 1993. Debemos afirmar que este periodo histórico marca el comienzo de una transformación del pensamiento y cultura política del venezolano. Un país que comenzó a vivir el agotamiento de la renta petrolera a partir del viernes negro de 1983, una nación que paradójicamente después de haber tenido en la década del 70 una de las tasa de ingreso por exportación petrolera mas grande del mundo y cuyos niveles podrían ser solamente comparados en la actualidad vendiendo el petróleo por encima de los 200 dólares, este país, comienza en los años ochenta con una deuda de 30 mil millones de dólares, son denunciados los casos mas terribles de corrupción, mientras que la pobreza se agudiza y la exclusión es cada vez mayor, sobretodo en el acceso a la educación y al servicio de salud. El país parecía no tener salida y los sectores empresariales y el poder político no daban respuestas, por el contrario se produjo fuerte resistencia a las luchas por reivindicaciones sociales y el gobierno de Lusinchi hizo gala del más engañoso populismo. La sociedad civil que había tenido su mayor auge en 1936, a la muerte de Gómez, luego fue controlada por el poder del Estado y los partidos políticos, gracias a la administración y distribución de la renta petrolera.

La pasividad política, hasta 1989, fue una de las características fundamentales de la sociedad venezolana en el siglo XX. La crisis de los años 80 produjo los primeros efectos de movilización y de despertar de la sociedad civil, pero hasta ese momento una sociedad civil solo de élites y cuyas exigencias no pasaban de la reforma profunda al Estado, sin cuestionar la propia realidad del sistema socioeconómico. Sin embargo, a pesar de los intentos de la COPRE desde 1986, las propuestas de reformas educativas y sociales realizadas por los reconocidos intelectuales llamados “Los Notables”, poco o nada ocurrió.
Por el contrario en 1989, luego de manejar un discurso populista y recordando las bonanzas de su primer gobierno, CAP es elegido nuevamente presidente y a los 15 días de haber asumido el cargo (el cual fue celebrado como un reinado) se anuncia un paquete de medidas de liberación económica (precios, tasas de interés, aranceles, entre otras) cuyas consecuencias produjo la movilización popular espontánea mas grande en la historia del país, como repudio no solamente a estas medidas violentas y desequilibradas sino como producto del cúmulo de odio, y rechazo dado a las desigualdades e injusticias de carácter históricos.
Ante la carencia de canales de participación política, frente a un Estado y unos partidos que se habían alejados del pueblo y solo lo tomaban en cuenta en días de elecciones, la gente tomó las calles, en saqueos, disturbios, solo el mas brutal genocidio pudo socavar “temporalmente” el clamor popular. Militares y políticos asesinos y corruptos fueron presentados como salvadores de la mal llamada democracia. En efecto la salvaron para su beneficio unos años más, pero la población había despertado y junto a los militares honestos y patriotas se organizaban para continuar la lucha. El neoliberalismo había sido derrotado por el poder popular, en el contexto internacional de caída de la URSS, donde muchos decretaban el fin del socialismo y los EEUU imponía plenamente su hegemonía, en América Latina surgía una esperanza .
Estas son, entre algunas otras, las causas que van a explicar los sucesos del 4F, el 27 N, hasta llegar a la salida de CAP de la presidencia, lo cual parecía imposible, que en forma pacífica y por la vía jurídica, ocurriera. En demostración de la cultura democrática del venezolano nada ocurrió, a pesar de los intentos de saboteo, sobres bomba, para crear un clima de tensión, en Venezuela nada ocurrió.
En este contexto, Rafael Caldera, (quien se encontraba en la reserva, después de una aplastante derrota en su partido COPEI por parte de Eduardo Fernández) gracias a su posición aparentemente justificadora-mejor decir manipuladora- de los sucesos del 4F, en 1993 llega por segunda vez a la presidencia, pero a igual que el segundo gobierno de Carlos Andrés Pérez continúa con las medidas económicas liberales, llegando al extremo del entreguismo con la mal llamada apertura petrolera, a nuestro parecer igual o peor a lo ocurrido en tiempos de Gómez.
A pesar de llamar a la refundación del pacto de Punto Fijo poco se logró, la tripartita entre el Estado-Empresarios- Trabajadores, al final sirvió para despojar a estos últimos de sus prestaciones sociales. Para colmo en 1994 estalla la crisis financiera producto de la desvirtuada política económica del gobierno de CAP. Esta situación nacional es lo que explica-entre otros elementos- no solo la llegada de Chávez al poder en 1998, sino la más transcendental el inicio de la conquista del poder para un pueblo que ya no podrá ser más mancillado y traicionado por elite alguna.

pedrorodriguezrojas@gmail.com

UCCA.-PRES.- www.uncafeconangiolillo.com

4F Por: Julio Escalona

4F

Por:  
Embajador Alterno Julio Escalona
Un estallido popular contribuyó el 23 de enero de 1958 a derrocar a Pérez Jiménez a través de un movimiento cívico-militar, que formó gobierno sólo con militares, algunos perezjimenistas. El pueblo se lanzó a la calle y la izquierda gritó: ¡Civiles a la Junta! Salieron dos militares y entraron dos civiles representando a la burguesía "culta". En las luchas populares no se creyó en las tesis de militares=barbarie, civiles=civilización y la unidad cívico-militar siguió forjándose.

Pronto Betancourt en nombre de la civilización lanzó la consigna disparar primero y averiguar después. En las rebeliones de Carúpano y Puerto Cabello se consolidó la unidad cívico-militar, que en Venezuela data de la guerra de independencia pues Bolívar fue un líder cívico-militar, guerrero, humanista, demócrata, constitucionalista, liberador de esclavos.

En la lucha contra Pérez Jiménez el golpista Betancourt dañó a su partido, al movimiento popular, a militares progresistas y le abrió paso a la democracia neocolonial. El 4F el "golpista" Chávez con Bolívar, Rodríguez y Zamora, le dio impulso a la democracia participativa, a un amplio proceso de politización popular, al igualitarismo social, derrocó el ALCA y le abrió paso a la integración latinoamericana.

Bolívar, el de la lucha social bajó del pedestal y redivivo en el común, echose a andar por campos y ciudades. El susto logró que la oligarquía uniera a historiadores, politólogos y otros para denostar a ese militar bárbaro, zambo, además, replanteando el conflicto entre barbarie y civilización.

La izquierda institucional pensó la revolución como un tren, una vía, unos pasajeros y unos conductores. Pero la revolución llegó con trenes, autobuses, gente a caballo, en burro, a pie y barrió a los políticos y partidos tradicionales. Las "hordas" chavistas van construyendo muchos senderos y un proceso bolivariano diverso, que tiene varios exámenes pendientes.

No puede ser un partido-maquinaria, con nuevos sacerdotes que consideren a las organizaciones populares como correas de transmisión, ha dicho Chávez. Debe ganar elecciones, pero no organizarse en torno a ellas ni considerar al pueblo como electorado a ser seducido para que "vote bien". Debe unir al Sur para que, entre otras tareas, la humanidad y el planeta sobrepasen Río+20.

julio.escalona99@yahoo.com
 

Cilia Flores es la nueva Procuradora General de la República

Presidente Hugo Chávez designa a Cilia Flores como nueva Procuradora General de la República

El anunció lo hizo durante su intervención en la Apertura del año Judicial 2012, acto que se celebra en el Auditorio principal del Tribunal Supremo de Justicia.

“He designado, y así lo anuncio, a la doctora Cilia Flores como Procuradora General de la República, para continuar lo que había hecho nuestro compañero Carlos Escarrá”, informó el Jefe de Estado  PRENSA/AB/PGR.- UCCA.-PRES.-  www.uncafeconangiolillo.com

imagen:
Venezuela de Verdad
El presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez, designó este martes a la diputada Cilia Flores, como la nueva Procuradora General de la República, cargo que ocupaba Carlos Escarrá, fallecido la pasada semana.
Flores se desempeñaba hasta ahora como diputada a la Asamblea Nacional por el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).
Igualmente, fue presidenta del Parlamento legislativo desde 2006 hasta 2011, día de la instalación de la actual Asamblea Nacional de la República Bolivariana de Venezuela.
Dentro del PSUV es integrante de la directiva nacional y desde el 5 de enero de 2011 preside la Comisión Permanente de Política Interior de la Asamblea Nacional de Venezuela para el periodo 2011-2012.
La parlamentaria es abogada especialista en derecho Penal y Laboral.

Fuente: Venezuela de Verdad.-y PRENSA/AB/PGR.-   UCCA.-PRES.- www.uncafeconangiolillo.com

Comunicado del MBR-200 del 24 de Junio de 1992

Comunicado del MBR-200
MBR-200* / Soberania.org - 22/08/11.-UCCA.-PRES.- www.uncafeconangiolillo.com
Integrantes del Movimiento Bolivariano Revolucionario 200 (MBR-200) en la cárcel de Yare, los Valles del Tuy - 1992.
Comunicado del MBR-200 del 24 de Junio de 1992
Nosotros, los abajo firmantes: Oficiales Superiores, Subalternos, SOPC, Tropas Profesionales y soldados, integrantes del Movimiento Bolivariano Revolucionario (MBR-200), en nuestra condición de soldados bolivarianos a quienes El Libertador en su última proclama a nuestros pueblos, del 10 de Diciembre de 1830, impuso por misión última emplear la espada en defensa de las garantías sociales, y como ciudadanos venezolanos, miembros de las Fuerzas Armadas, fieles a la Constitución y al juramento militar, nos dirigimos a la Nación para exponer las razones que nos obligaron a insurgir contra un gobierno devenido en Tiranía, que como tal se arroga todos los Poderes del Estado y que pone en entredicho la independencia y la integridad territorial de la Nación, su unidad, la libertad, la paz y la estabilidad de las instituciones, la protección y enaltecimiento del trabajo, el amparo de la dignidad humana, la promoción del bienestar general y de la seguridad social, el logro de la participación equitativa de todos en el disfrute de la riqueza, según los principios de la justicia social, el fomento del desarrollo de la economía al servicio del hombre, el mantenimiento de la igualdad social y jurídica, el mantenimiento del patrimonio moral e histórico de la Nación, forjado por el pueblo en sus luchas por la libertad y la justicia y la acción de los grandes servidores de la Patria cuya expresión más alta es Simón Bolívar, El Libertador, violando con ello los objetivos programáticos expuestos en el Preámbulo de la Constitución y desarrollados por ésta.

Al insurgir, no sólo interpretamos la voz del pueblo del cual formamos parte y que es el único depositario legítimo de la soberanía política, sino que como soldados de la Patria obedecimos la orden imperativa contenida en el artículo 132 de la Constitución Nacional que nos manda «...asegurar la defensa nacional, la estabilidad de las instituciones democráticas y el respeto a la Constitución y a las Leyes, cuyo acatamiento estará siempre por encima de cualquier otra obligación. Las Fuerzas Armadas Nacionales estarán siempre al servicio de la República y en ningún caso al de una persona o parcialidad política...» Una normativa cuyo objeto es precisamente marcar el sendero que debe seguir la institución armada en aquellas circunstancias excepcionales en que la subversión del orden constitucional y legal tiene lugar desde los poderes del Estado, a través de un Ejecutivo tiránico e ilegítimo, un Legislativo sin representación popular y un Poder Judicial corrupto y corruptor. Es decir, un estado de cosas como el que hoy impera en Venezuela y la desgarra, en el que los representantes de los poderes del Estado violan de manera diaria y sistemática, la Constitución y las Leyes que juraron cumplir y hacer cumplir.

La posibilidad de que pudiera surgir una situación tan desdichada para la República y la Nación, fue sabia y previsoriamente contemplada por la propia Constitución, para impedir que el apolitismo, obediente y no deliberante, de las Fuerzas Armadas las transformara de pueblo en armas al servicio del Estado y de sus instituciones, en cómplices y sostén de los usurpadores de la soberanía política, de los traidores a la Patria, de los saqueadores de la Hacienda Pública, de los hambreadores del pueblo en provecho propio, de los traficantes de honras y conciencias y de los destructores de todos los valores éticos y morales que nos legaran el Padre de la Patria y los libertadores.

¡Ésas y no otras son las causas de nuestra insurgencia obligada! y obligantes a tenor de la propia Constitución y de nuestros juramentos, como seguidamente demostramos a nuestros compatriotas y hermanos de armas, mediante el análisis de las violaciones al espíritu y a la letra de nuestra Carta Magna.


I. Con respecto al Estado, la organización del Poder
Público y el ejercicio de la Soberanía Popular
La Constitución Nacional en su artículo 51 señala que es el primer deber de todos y cada uno de los venezolanos «...honrar y defender la Patria y (...) resguardar y proteger los intereses de la Nación...» ¡Cuánto más obliga al magistrado y al soldado! Pues esta obligación no es otra que la que deriva de la condición de integrante de la Nación, que en el caso de sus conductores, los gobernantes, y de sus defensores, las Fuerzas Armadas, pasa por asegurar el cumplimiento de los fines últimos del Estado y por la defensa de su independencia, soberanía e integridad territorial. Y es a este fin, y no a otro, que el pueblo soberano elige, mediante el sufragio, a los que en su nombre y representación ejercerán el Poder Público.

Cabe pues la pregunta, ¿cuáles son esos fines últimos del Estado y cuál, en consecuencia, el objeto mismo del gobernante? La respuesta obligada, y no puede ser otra, es que el fin último del Estado es el logro del bienestar social colectivo de la Nación y la garantía del respeto a la dignidad humana de todos y cada uno de los integrantes de ésta. Pues la razón de ser del Estado y de cualquier forma de organización política es el hombre y su objeto, por ende, ofrecerle la posibilidad de realizarse en función de sí mismo. Parámetros conforme a los cuales la razón de ser del gobernante, la justificación de su existencia y la del ejercicio de la función pública, es ser servidor del Estado y de la Nación «...porque no son los Ciudadanos para El Cónsul, ni el pueblo para el Rey, sino al contrario...» (Dante Alighieri: La Monarquía; obras completas; B.A.C.; Madrid 1965; vol. 157; p. 706). Un principio primario de tal naturaleza y jerarquía que no pudo ser negado ni aun durante el estadio del Estado absoluto (donde todos los poderes de éste se encuentran concentrados en una sola persona) y que obliga a Federico II, El Grande de Prusia, a definir al Rey como primer servidor del Estado.

Si aplicamos estos principios elementales, que desde el siglo XIV e incluso antes, definen la función del gobernante y distinguen al tirano del servidor del pueblo, a la situación actual de Venezuela, la realidad no puede ser más dolorosa y vergonzosa, para un País que se desangró y arruinó luchando por su libertad y la de los pueblos hermanos, sin ansias de usurpar territorios ajenos o de esclavizar otras naciones. Porque sin duda no existe una degradación mayor para una Nación que aceptar, pasiva e indiferente, la conculcación sistemática y cotidiana de los más elementales derechos humanos consagrados y garantizados por la Constitución Nacional, y la instauración de una tiranía que pretende ocultarse ostentando máscara de democracia, mientras usurpa la soberanía popular. La Constitución Nacional, que recoge y refleja la concepción del Estado por nosotros señalada, establece de manera taxativa en su artículo 4o que «...la soberanía reside en el pueblo, quien la ejerce mediante el sufragio por los órganos del Poder Público...» y, recogiendo los principios que determinan la estructura del Estado moderno desde Locke y Montesquieu, reitera en su artículo 118o la estricta separación de las ramas del Poder Público.

Así mismo, establece la nulidad de los actos producto de la usurpación de autoridad (artículo 119° y que el ejercicio del Poder Público acarrea responsabilidad individual por abuso de poder o por violación de la ley (artículo 121°). Un conjunto de principios obligados en todo Estado bien constituido, e insoslayables si se trata de establecer un sistema de gobierno democrático, representativo, responsable y alternativo como manda la Constitución en su artículo 3°.

¿Pero qué relación guarda la Constitución con la realidad nacional? ¿Qué importancia tiene el cumplimiento de los preceptos señalados para los gobernantes de esta seudodemocracia? Ciertamente no somos los primeros venezolanos que contestamos: ¡Ninguna! Pero sí somos representantes de una nueva generación, libre de todo lazo de complicidad, capaz y dispuesta a sacrificar vida, libertad, familia y patrimonio, en aras del deber ineludible de restituir el imperio de la ley a la Patria.

En Venezuela no existe separación alguna entre las ramas del Poder Público, pues los Partidos Políticos, violando deliberadamente su función de intermediarios entre la sociedad y el Estado, conspiraron entre sí para usurpar la soberanía popular y lograr que el Ejecutivo se arrogase la totalidad de los Poderes del Estado. Con lo que el Ejecutivo devino en tiranía y el ejercicio de la soberanía popular, a través del voto, quedó reducido a una farsa grotesca, deliberadamente vaciada de todo contenido y propósito.

A ese fin, y con anticipación a las elecciones, el candidato presidencial y la cúpula partidista se reúnen en cenáculo con el propósito deliberado de reducir el acto electoral a una farsa procesal mediante el fraude a la ley.

Este delito se consuma cuando el candidato y la directiva del partido escogen, a conveniencia, a aquellos miembros de su partido o simpatizantes que van a integrar el Congreso, pues la selección se hace en base a la docilidad y obediencia del futuro legislador a la voluntad del eventual Presidente. Con ello se estructura un Poder Legislativo cautivo del Poder Ejecutivo, al que corresponderá, a su vez, nombrar a los integrantes del Poder Judicial, lo que hará sobre las mismas bases que determinaron su propia elección, es decir, se asegura la escogencia de jueces útiles e idóneos para cumplir con su cometido al servicio del Poder Ejecutivo. Con esto, el candidato a la Presidencia de Venezuela garantiza, de antemano, su control absoluto, real y efectivo de todos los Poderes del Estado y con ello la falta absoluta de representatividad del Congreso y la parcialidad de la Judicatura.

La consecuencia político-legal de esta perversión deliberada y criminal de la Democracia es que se priva al pueblo de la soberanía política y se reduce la función del sufragio a la seudolegalización del fraude perpetrado por los partidos políticos y sus candidatos presidenciales.

Pues al depender la selección real del futuro legislador del señalamiento benevolente del candidato presidencial, éste deviene en único y verdadero elector, a quien los integrantes del Poder Legislativo deben su mandato, y el papel del votante se circunscribe a la escogencia de quien, como Presidente de la República y jefe del gobierno, será simultáneamente dueño y señor del Poder Legislativo y, a través de éste, del Poder Judicial; es decir se le permite escoger entre candidatos rivales que se disputan el derecho a ejercer la tiranía por cinco años.

Esta situación descrita, que configura una tiranía producto de la degeneración política de los partidos, la define Cabanellas en su Diccionario de Derecho Usual como «...Mando con abuso de las atribuciones...» (Ediciones Heliasta S.R.L.; Buenos Aires 1976; T. IV p. 237) y al tirano, siguiendo al Padre Mariana, como «...aquél que manda a súbditos que no lo quieren obedecer; el que por la fuerza, quita la libertad a la Nación; el que no mira por la utilidad del pueblo, sino que atiende sólo a su propio engrandecimiento y a dilatar su dominio usurpador...» (Padre Mariana citado por Cabanellas, op. cit., p. 239). Así mismo, al analizar la legitimidad y las características de la tiranía, Cabanellas señala que «...en política no existe tiranía legítima, pues aun logrado el poder por medios legales, su actuación posterior al margen de las leyes juradas cumplir o la iniquidad de las promulgadas después, coloca al tirano al margen de la ley».


La tiranía (...) se caracteriza por el ejercicio personal del poder, en provecho propio y en perjuicio de los opositores reacios, criminales sin más para el tirano, que no admite resistencias a su voluntad. La persecución personal, la privación de los empleos, la expropiación arbitraria, la crueldad sanguinaria en la represión y el prodigar las ejecuciones capitales, en secreto con frecuencia, completan el cuadro de una tiranía típica...» (Op. cit. p. 237). Lo cual plantea una situación tan contraria a la Constitución y a las Leyes de cualquier República, que Santo Tomás declara en la Suma Teológica que «el régimen tiránico no es justo, porque no se ordena al bien común sino al bien privado del regente. En consecuencia, la perturbación de este régimen nada tiene en común con la noción de sedición (...) Más bien es sedicioso el tirano, que fomenta discordias en el público que le está sujeto, con la mira de dominar con más seguridad, pues es tiranía procurar el bien propio del presidente con daño a la multitud...» (Santo Tomás citado por Cabanellas, op. cit., p. 237).

Cabe entonces la pregunta obligada ¿Cómo pudo degenerar nuestra democracia en tiranía, y con qué armas cuenta un régimen repudiado por su corrupción y privado de toda legitimidad, para continuar engañando a los que se debaten en el falso dilema, democracia o dictadura? La respuesta la da el mismo Cabanellas apoyándose en la sabiduría intemporal de las Siete Partidas que, lamentablemente, describe la realidad venezolana de manera magistral «...el tirano, que quiere más su bien que el común de todos (...) usa de su poder contra el pueblo de tres modos: 1. procurando que sea necio y cobarde, para que no se levante contra él ni se oponga a su voluntad; 2. introduciendo desafecto y desconfianza entre unos y otros para que no hablen contra él, temerosos de la falta de fe y secreto; 3. haciéndoles pobres,y metiéndoles en tan grandes hechos que no pueden acabarse; para que atentos siempre a su mal, nunca piensen cosa contra su señorío...» (Part. II, tít. II. Ley 10 citada por Cabanellas, op. cit., p. 237).

¿Cómo podemos negar que la degeneración del sistema político en Venezuela ha llegado a tal punto que llena todos los extremos que los hombres y las leyes atribuyen, desde tiempo inmemorial, al tirano y a la tiranía? ¿Cómo evitar las respuestas obligadas y obligantes? Más aún ¿cómo obviar que el tirano, al considerar como patrimonio propio nación y territorio, no sólo ha comprometido éstos sino también nuestra soberanía e independencia?

Todos sabemos que la Constitución señala en su Preámbulo, ínter alia, que su propósito es mantener «...la integridad territorial de la Nación...» con lo que reitera y subraya la doble condición del territorio: como asiento material y como condición existencial del Estado. Territorio cuya violación constituye una violación del Estado mismo, y cuyos custodios y defensores son el Jefe del Estado y las Fuerzas Armadas. Sin embargo, lo primero que hizo el Presidente Carlos Andrés Pérez al asumir el poder, el 3 de febrero de 1989, fue poner en funcionamiento un marco de negociaciones con Colombia, que no sólo busca vulnerar nuestra integridad territorial, sino también el ejercicio de la soberanía sobre ésta. Un conjunto de hechos de una gravedad tal que nos vimos obligados a denunciarlos a la Nación, en el Comunicado del pasado 28 de marzo, que publicó ese mismo día el Diario El Globo y que motivó en nuestra contra represalias aún más severas que las sufridas por la insurgencia del 4 de febrero.

La Constitución establece en su artículo 1o que «...la República de Venezuela es para siempre irrevocablemente libre e independiente de toda dominación o protección de potencia extranjera...» Una disposición fundamental en ésta y en cualquier otro texto constitucional que al vulnerarse pone en peligro la existencia misma del Estado, pues la independencia condiciona el ejercicio de la soberanía y de ésta depende a su vez el ejercicio del poder político sobre territorio y población. Con la pérdida de la independencia desaparece la soberanía y se cae en la dependencia política, económica, legal y financiera de las potencias extranjeras, e incluso de los organismos internacionales. Pero ¿cómo silenciar que la deuda externa contraída en forma ¡legítima, fraudulenta, innecesaria y corrupta condiciona y menoscaba la independencia y la soberanía del País? ¿No es cierto que el peso de esta deuda forzó a celebrar convenios con los organismos financieros internacionales, tales como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, quienes a cambio de nuevos préstamos y más deuda imponen las políticas monetarias, económicas, tributarias y arancelarias que sigue el gobierno? ¿Es acaso falso que según cifras del propio gobierno, los efectos de esta administración han sido el empobrecimiento y la depauperización de la clase media y la reducción a nivel de pobreza crítica del 80% de la población?

A esto debemos agregar que toda tiranía teme el momento en que el pueblo despierta y reacciona a la pérdida de la soberanía política, y ésta que nos gobierna no es una excepción. Por esto, ante el temor de la pérdida del Poder, a consecuencia del rechazo a un gobierno ilegítimo y la instauración de una verdadera democracia, el Presidente Carlos Andrés Pérez no vaciló en violar los artículos Io y 190° ord. 7 de la Constitución y en conculcar su juramento solemne como Jefe de Estado, con el fin de tratar de convertirnos de Estado soberano en protectorado de los Estados Unidos de Norte América y de la Organización de Los Estados Americanos (O.E.A.) y, a este fin, patrocinó e impulsó la aprobación de la Resolución 1.080 de la OEA, adoptada en la reunión de Santiago de Chile en junio de 1991. Una Resolución cuyo objetivo final es establecer las bases para la creación eventual de una fuerza de invasión multilateral a ser dirigida de ser necesario, contra la nación venezolana, si ésta persiste en su patriótico rechazo a la tiranía. Posición ésta que ha sido respaldada en nombre de su gobierno y avalada por los Embajadores de los Estados Unidos acreditados ante el gobierno de Venezuela y la O.E.A.

¿Es que se puede negar que estos hechos configuran el delito de traición a la Patria por parte del Presidente y Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas de Venezuela?, de acuerdo al artículo 121° de nuestra Carta Magna que establece: «El ejercicio del Poder Público acarrea responsabilidad individual por abuso de poder o por violación de la ley». Más adelante el artículo 192° prevé «El Presidente de la República es responsable de sus actos, de conformidad con esta Constitución y las leyes».


II. De los derechos de las personas y de las garantías de éstos
Contenidos en el Título III de la Constitución, tienen como objetivo definir los derechos del individuo y del ciudadano frente al Estado y su importancia es tal, que del descargo efectivo y eficaz de las obligaciones correlativas que estos derechos imponen al Poder Público, depende la calificación de los gobernantes y la justificación de la acción de gobierno.

Derecho a la vida, a la libertad, a la seguridad personal y a la integridad física

Cuando la Constitución Nacional en su artículo 58° establece que la vida es inviolable y que ninguna ley podrá establecer la pena de muerte ni autoridad alguna aplicarla, no hace sino recoger un principio jurídico fundamental de derecho natural, que rige cualquier forma de organización política porque ¿qué derecho existe más elemental que el derecho a la vida que acompaña a todos y cada uno de los seres humanos por el solo hecho de haber nacido? Y, si el fin último del Estado y su razón de ser es el logro del bienestar colectivo y la salvaguarda de la dignidad humana de todos y cada uno de los integrantes de la sociedad, ¿cómo podría calificarse al gobernante que por dejación, y a veces por decisión deliberada, permite y propicia que los habitantes del País sean habitualmente ejecutados por el hampa todos los fines de semana?, ¿cómo justificar las cuarenta víctimas de asesinato que solamente en la Capital nos brinda semanalmente esa falsa democracia?, ¿cómo calificar el hecho de que el Jefe del Estado desde su altísima investidura no vacile en incitar abiertamente al asesinato, como lo hizo en la rueda de prensa en la que sentenció a muerte al Teniente Álvarez Bracamonte señalando «...es un delincuente militar que muy pronto desaparecerá...» Sin duda la respuesta es que estas violaciones sistemáticas y cotidianas de las obligaciones, indelegables e indeclinables, que acompañan al ejercicio de la función pública, responden al hecho de que la forma de gobierno imperante es una Tiranía, que como tal se siente libre de disponer arbitrariamente de la vida de los ciudadanos y de permitir que las policías y el hampa asuman el papel de verdugos de hombres y mujeres indefensos que confiaron su vida y su seguridad al Estado y a sus gobernantes. Basta ver los periódicos y las cifras suministradas por la Fiscalía General de la República y la Policía Técnica Judicial, para darse cuenta de que con el debilitamiento del poder real de esta Tiranía, ha aumentado la indefensión de la población ante los Órganos de Seguridad del Estado y del hampa común, hermanados en su propósito de sembrar el terror en la población, que se expresa en el alarmante incremento de denuncias sobre muertes atribuidas a los Organismos de Seguridad del Estado y a la crónica roja. Dentro de este marco de referencia, aterrador y aterrante, ¿a quién puede extrañar que también se viole el artículo 60° de la Constitución Nacional que consagra que la libertad y la seguridad personal son inviolables? ¿No es evidente que si ni siquiera se respeta el primer derecho del hombre, el derecho a la vida, tampoco se puede respetar el derecho a la libertad y a la seguridad personal? y ¿no llama a la reflexión este estado de cosas al hombre más insensible? ¿No está obligado a interrogarse si una población cuya obsesión es tratar de sobrevivir día a día a la amenaza de muerte violenta, esté siempre atenta a su mal y en consecuencia abandone la lucha por la recta conducción de la cosa pública? ¿No favorece esto el comportamiento cada día más arbitrario e ilegal de gobernantes como los nuestros, que creen que pueden actuar como si estuvieran liberados del servicio al pueblo soberano?

Libertad de Expresión

Esta libertad es el pivote de la democracia y del Estado de Derecho pues una de las formas más importantes que tiene el pueblo soberano para expresar su voluntad es, precisamente, opinando sobre todo lo que le interesa y concierne, es por eso que nuestra Carta Magna en su artículo 66° establece que «...todos tienen el derecho de expresar su pensamiento de viva voz y por escrito y de hacer uso para ello de cualquier medio de difusión, sin que pueda establecerse censura previa...». Ahora bien, si no se atiende a las opiniones que sobre el sistema político y el gobierno emanan de la sociedad, a través de sus múltiples voceros, sean éstos institucionales o personas que gozan de autoridad moral y son consideradas voceros legítimos del sentir popular, se produce de hecho la negación del derecho a la libertad de expresión. Por cuanto la libertad de expresión carece de sentido, y deviene en principio vaciado de contenido, sin la obligación correlativa del gobernante de escuchar y de actuar de conformidad con los justos reclamos y exigencias del pueblo, del cual emana su mandato. ¡Esa y no otra es la situación existente en nuestro país! Precisamente es la causa por la que el pueblo venezolano abandonó toda esperanza de recuperar la soberanía que le fue usurpada y el restablecimiento del imperio de la Constitución y de las leyes, y optó por hacer uso del derecho a manifestación, consagrado en el artículo 115o, ya que el derecho a manifestar no es sino la derivación del derecho primario a la libertad de expresión, del cual sólo difiere en la forma pero no en la esencia. ¿Cómo soslayar que ésa y no otra es la razón profunda de la DESOBEDIENCIA CIVIL que desde los comicios de 1988 ha privado de legitimidad al régimen? Repudio al status quo imperante que provocó el 27 de febrero de 1989 y que aflora nuevamente en las novecientas veinticinco manifestaciones de las cuales cuatrocientas fueron violentas, que sacuden al país entre septiembre de 1991 y el 4 de febrero de 1992, y que continúan sin tregua desde esa fecha hasta hoy, a pesar de la violencia con que son reprimidas estas formas desesperadas y exasperadas de repudio a gobernantes, a quienes se percibe como usurpadores de la legítima soberanía popular.

En este contexto, ¿cuál es la función del soldado, que libremente renunció a parte de sus derechos ciudadanos al escoger la carrera de armas?, ¿cuál es el límite del apolitismo, obediente y no deliberante que nos impone el artículo 132° de la Constitución?

Sería suficiente aplicar principios elementales de lógica para responder las interrogantes, porque la renuncia está en función de garantizar la aplicación de la Constitución y la estabilidad de las instituciones democráticas. Pero de ninguna forma tiene como fin garantizar el éxito y la estabilidad de quienes violan, desfiguran y desvirtúan las mismas y usurpan al pueblo su soberanía, violando sus derechos. ¡Precisamente la situación imperante en la República! ¡Una circunstancia en que entran a funcionar las obligaciones primarias, obligadas y obligantes, contenidas en el propio artículo 132", que conmina a las Fuerzas Armadas a restaurar el imperio de la Constitución y las Leyes de la Nación! ¿Cómo negarnos al cumplimiento de esta obligación sin incurrir en complicidad y cooperación en la comisión de los delitos señalados?


Derechos Sociales

Constituidos por el derecho a la protección de la familia, a la salud, a la educación y al trabajo, de los cuales depende el logro del bienestar social, el desarrollo del individuo, la participación equitativa de todos en el disfrute de la riqueza, según los principios de la justicia social y el fomento de la economía al servicio del Hombre. Derechos que imponen obligaciones correlativas al Estado, de cuyo cumplimiento depende la ruptura del círculo de la pobreza y con ella el acceso a la vivienda, a los bienes de la cultura, al desarrollo del espíritu de solidaridad humana, al logro de una sociedad libre, justa, responsable y reconciliada. Una situación que en modo alguno está presente en la República, como consecuencia del saqueo al Tesoro Público y al peso de una deuda contraída para enriquecer a gobernantes corruptos y a sus cómplices, a costa de empobrecer a la Nación, dueña legítima de ese Patrimonio, expoliado y repartido como botín de guerra entre los miembros de una dirigencia política y económica que nunca ha velado por el BIEN COMÚN.



Conclusiones

Dicho esto, ¿cómo puede negarse un soldado venezolano al cumplimiento de la misión que le impusiera, como última voluntad, el Libertador Simón Bolívar? y ¿cómo incumplir con la obligación impuesta por el artículo 132° de la Constitución Nacional? ¿Cómo renegar del juramento militar de defender a la Patria y sus Instituciones hasta perder la vida si fuera necesario? ¿Cómo olvidar la condición de pueblo en armas y traicionar a la Nación de la cual formamos parte, y que ha manifestado su repudio colectivo al Presidente Carlos Andrés Pérez y a esta seudodemocracia, exigiéndole en abrumadora mayoría su RENUNCIA?

¿Cómo negar que el Presidente Carlos Andrés Pérez es el hombre que en dos gobiernos nos empobreció y endeudó fraudulentamente en beneficio propio y de sus cómplices, que empujó a la gran mayoría de la Nación a la miseria y a la mendicidad, que amenaza a su propio pueblo con invasiones extranjeras si persiste en repudiarlo, que puso en entredicho la independencia, soberanía e integridad de la Patria, que impide la libertad de expresión y condona las amenazas de vida contra los disidentes, permanece indiferente ante la inseguridad pública y ante la violación de los derechos humanos a escalas inimaginables en las cárceles y retenes del País, e incita o tolera que los adulantes exculpan sus rasgos faciales y gestos en estatuas hechas a imagen del Padre de la Patria? ¿cómo negar que esto llena todos los extremos que los hombres y las leyes atribuyen al tirano? ¿Cómo ignorar la responsabilidad de las cúpulas partidistas, económicas, financieras y militares en la postración de la República y su condición de beneficiarios y copartícipes voluntarios en este estado de cosas?

¡Por eso insurgimos! Porque como venezolanos, bolivarianos, soldados de la Patria y hombres de honor, no podíamos soslayar e ignorar las interrogantes formuladas. Menos aún las respuestas.

Y hoy, ante la situación de degeneración política, económica y sobre todo moral que continúa convulsionando y desgarrando la sociedad, el Movimiento Bolivariano Revolucionario (MBR-200) EXIGE la Convocatoria a un Referéndum Nacional para Revocar el mandato al Presidente de la República, a los Parlamentarios que componen el Congreso Nacional y a los integrantes de la Corte Suprema de Justicia, Consejo de la Judicatura, la renovación general del Poder Judicial, así como la renuncia del Consejo Supremo Electoral, devolviendo de esta manera la soberanía a su propio elemento: AL PUEBLO VENEZOLANO.

Este Referéndum nacional, automáticamente debe considerar la Convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente, en la cual se defina a través de una nueva Carta Magna, el modelo de la sociedad hacia el cual deba enrumbarse la nación Venezolana y en la cual no pueden participar ninguno de los responsables de la destrucción de la República.

Desde los diversos sitios donde nos encontramos, en nuestras cárceles de dignidad y esperanzas, invocamos la VOLUNTAD NACIONAL para que podamos construir la salida del laberinto y la integración de
un gobierno de emergencia.

De no ser esto posible, de imponerse los intereses mezquinos, espúreos y antinacionales de las minorías dominantes, nada ni nadie podrá detener la continuación de los conflictos expansivos que desde hace más de un año se propagan por todo el escenario venezolano, en una espiral de violencia sangrienta que pudiera llevarnos a una guerra civil que queremos evitar a toda costa.

La historia contemporánea registrará en tal caso, las causas verdaderas y los responsables de tamaño estremecimiento social.

¡¡ AÚN PODEMOS EVITARLO!!

Desde nuestras cárceles de la dignidad, 24 de junio de 1992


 
[*] Comunicado tomado del libro "La Rebelión de los Ángeles", de Ángela Zago, Warp Ediciones, S.A., 4ta. Edición, Impresores Micabú, C.A, noviembre 1998, Pág. 175-185.
Tomado de  / Soberania.org - 22/08/11.- para UCCA.-PRES.- www.uncafeconangiolillo.com.-

Foro: “Triunfo y traición” JUEVES 2 DE FEBRERO EN LA PLAZOLETA MISIÓN CULTURA BOULEVARD PANTEÓN





FORO EN LA PLAZOLETA MISIÓN CULTURA BOULEVARD PANTEON
Continúa ciclo de foros Insurgencia y Contrainsurgencia
Triunfo popular y traición: del 23 de enero de 1958 al 4 de febrero de 1992

En el foro “Triunfo y traición” darán a conocer los orígenes de la insurgencia armada y las consecuencias que determinaron la derrota táctica de los factores políticos que insurgieron durante la década que va desde 1960 a 1980. A propósito de conmemorarse 54 años del derrocamiento del dictador Marcos Pérez Jiménez Continúan los foros sobre Insurgencia y Contrainsurgencia, esta vez Boulevard Panteón ;Misión Cultura donde los historiadores Henry Navas y Adolfo Rivero; Manuel Almeida y el comunicador Aldemaro Barrios, hablarán de los sucesos históricos insurgentes durante la Cuarta República; y de cómo sus combatientes lucharon para derrocar los gobiernos neoliberales.  ¿Qué significó el Pacto de Nueva York o Pacto de Punto Fijo? ¿Cuales fueron sus postulados? ¿Como se traicionó al pueblo rebelde venezolano luego del 23 de enero de 1958? ¿Como se tomó el hilo histórico del 58? Son algunas interrogantes que develaran los expositores de este foro. Igualmente examinarán los elementos que condujeron a la quiebra del modelo político de democracia representativa del Puntofijismo, Los ponentes del mismo serán Henry Navas Nieves profesor de la Escuela de Historia de la Universidad Central de Venezuela (UCV), especialista en historia del siglo XX; Adolfo Rivero Mata también historiador e investigador, Manuel Almeida historiador, quienes ha desarrollado una investigación exhaustiva sobre la Insurgencia Armada durante los años 60, 70, 80 y 90 en el país, y Aldemaro Barrios, investigador y coordinador del Proyecto Memorias de la Insurgencia Guerrillera del Centro Nacional de Historia.

Especial para  UCCA.-PRES.-  www.uncafeconangiolillo.com